ARCHIVO DE NOTICIAS Icon_datepicker

Fiesta de San Roque, el santo que curó a miles en Barranquilla

Miércoles, 16 de Agosto, 2017

Procesio%cc%81n-de-san-roque---fiesta-patronal-16-08-2016.02

La devoción a San Roque en esta ciudad comenzó en 1827, cuando una familia de apellido Blanco, que vivía en la esquina de la Carrera Progreso con calle 9 (en aquel entonces), hoy "Calle de San Roque", tenía una imagen del Santo, a la que se rendía culto.

Pero será a mediados de 1849, a raíz de la terrible y mortal peste bubónica que azotaba a Barranquilla, que el pueblo fiel acudió en muchedumbre a San Roque implorando su protección, sabiendo lo que él había hecho en vida y después desde la eternidad, le prometió levantar un templo en su honor y el milagro se obró: cesó el flagelo de la peste y los sobrevivientes aclamaron a San Roque como su protector y patrono popular.

Para cumplir con su promesa se dieron a la tarea de organizar todo muy bien y fue así como el 31 de octubre de 1853, el Padre Rafael Ruíz, rodeado de un gran número de feligreses, colocó la Primera Piedra del nuevo templo en honor de este santo. Después de 4 años se terminaron los trabajos y el templo fue inaugurado solemnemente el 15 de agosto de 1857, víspera de la festividad del Santo.

 

El primero de enero de 1867 este primer templo en honor de San Roque, se desplomó, luego del cual se edificó otro que duró desde 1878 hasta 1925.

Muchos que siguieron esta devoción y el cumplimiento de su promesa al Señor, por medio de tan excelente santo, no veían la hora de ver convertida esta capilla en templo parroquial y es así como por Decreto del 30 de julio de 1881 se crea la nueva Parroquia de San Roque para lo cual intervino el Señor por medio del Obispo de Santa Marta, Monseñor José Romero. El 3 de agosto del mismo año el Padre José Tomás Santodomingo, capellán del Hospital de Barranquilla puso en ejecución el Decreto.

La Primera Piedra del actual templo se colocó en 1900. Lentamente se trabajó durante 14 años. El 23 de mayo de 1914 se desplomaron las columnas del nuevo templo quedando todo en vilo y con la incertidumbre de un acontecimiento de estos. El 15 de junio de 1915 llegó como personal salesiano a Barranquilla el hábil arquitecto Antonio Stoute, holandés de grandes capacidades, práctico y de una gran visión. Él comenzó la elaboración de los nuevos planos góticos del actual templo. El 31 de enero de 1917 comenzaron en firme los trabajos del nuevo templo que fue consagrado el 19 de octubre de 1941. Por Ley 260 del 17 de enero de 1996 se declara al Templo de San Roque como Monumento Nacional.

En el mes de febrero de 1902 llegan los Salesianos a Barranquilla, a petición del Arzobispo de Cartagena, Monseñor Pedro Adán Brioschi. Como primer superior viene el Padre Ernesto Briata. Inician con las labores apostólicas de la Parroquia que en ese entonces ocupaba un extenso territorio. Al año siguiente, además de esta labor, abren el que es actualmente el Colegio Salesiano de San Roque, en la esquina de la actual calle 30 con 36.

  

Por eso es normal que para un barranquillero o atlanticense el templo de San Roque sea como el corazón de Barranquilla, y que este santo encarnara el más alto símbolo de nuestras más elecciones espirituales: nuestra fe, esperanza y anhelos de redención. Los barranquilleros desde hace más de un siglo han aclamado a San Roque como Patrono Popular de su ciudad.

Por: Equipo de Memoria Histórica – Parroquia San Roque 


© 2018 Arquidiócesis de Barranquilla - Todos los Derechos Reservados. Powered by Logo_dx