ARCHIVO DE NOTICIAS Icon_datepicker

“Para servir a los pobres debemos ser el más pequeño”, Arzobispo de Barranquilla en los 100 años de las Oblatas Catequistas

Lunes, 24 de Marzo, 2014

1920143_654398861279871_503861570_n

En una muy concurrida y solemne Eucaristía en la Catedral Metropolitana María Reina, presidida por el Arzobispo de Barranquilla Monseñor Jairo Jaramillo Monsalve en compañía del Arzobispo Emérito de Cartagena Monseñor Carlos Ruiseco Vieira, las hermanas de la congregación Oblatas Catequistas Pequeñas Siervas de los Pobres (OCPSP) celebraron su centenario de labores pastorales y sus 17 años de presencia en Colombia, el pasado sábado 22 de marzo, a las 10:30 a.m.


“Para servir a los pobres debemos ser el más pequeño, así como lo son estas hermanas, su nombre lo dice Pequeñas Siervas de los Pobres, porque el que se cree grande es incapaz de servir, está lleno de soberbia y es orgulloso, ése necesita mucho más de Dios”, dijo Monseñor Jaramillo en su homilía. “Hacer una oblación, como lo dice el nombre de la congregación de las Oblatas, es entregar en sacrificio algo a Dios, así como lo hizo Jesús por nuestros pecados, entregó su vida. Ellas han entregado su vida al servicio de los más pobres, vienen desde muy lejos a servirnos”, continuó el Arzobispo de Barranquilla. A su vez Monseñor Jaramillo entregó en las manos de la Directora de las OCPSP, Rose María Arouna, una exaltación por los 100 años de creación de la congregación religiosa conformada por estas monjas de piel morena, provenientes de Benín, África. 


Las servidoras inspiradas en Santa Teresita del Niño Jesús bailaron y entonaron cánticos característicos de su país, estuvieron acompañadas de muchos feligreses y servidores que vestidos con telas impresas con imágenes africanas y de los fundadores de las OCPSP, llegaron desde Calamar, Bolívar, lugar en donde también tienen comunidad estas religiosas; también, hicieron presencia jóvenes de los colegios Colón y Golda Meir, este último ubicado en el barrio Las Américas, donde se encuentra la casa de las Oblatas en Barranquilla. Así mismo, congregaciones religiosas de otras comunidades, miembros de la Infancia y adolescencia misionera, la banda de guerra de la Policía Nacional se hicieron presentes en la festividad.


La Eucaristía finalizó con una exhortación que el S.S. Francisco hizo llegar a las Oblatas Catequistas Pequeñas Siervas de los Pobres, en la que resaltó que a partir de la fecha y hasta el 19 de marzo de 2015, quienes realicen la peregrinación por 4 parroquias de la ciudad, entre las que se destaca San Nicolás de Tolentino, recibirán indulgencia plenaria.


Posteriormente, en la entrada a la Catedral la banda de guerra de la Policía Nacional rindió honores a la patria y los colegios asistentes elevaron al cielo un centenar de globos rojos en honor a las amorosas monjas morenas en su cumpleaños. Finalmente, en el Salón Galerías de la Plaza de la Paz Juan Pablo II, hubo un compartir fraterno para los asistentes a la celebración.En una muy concurrida y solemne Eucaristía en la Catedral Metropolitana María Reina, presidida por el Arzobispo de Barranquilla Monseñor Jairo Jaramillo Monsalve en compañía del Arzobispo Emérito de Cartagena Monseñor Carlos Ruiseco Vieira, las hermanas de la congregación Oblatas Catequistas Pequeñas Siervas de los Pobres (OCPSP) celebraron su centenario de labores pastorales y sus 17 años de presencia en Colombia, el pasado sábado 22 de marzo, a las 10:30 a.m.


“Para servir a los pobres debemos ser el más pequeño, así como lo son estas hermanas, su nombre lo dice Pequeñas Siervas de los Pobres, porque el que se cree grande es incapaz de servir, está lleno de soberbia y es orgulloso, ése necesita mucho más de Dios”, dijo Monseñor Jaramillo en su homilía. “Hacer una oblación, como lo dice el nombre de la congregación de las Oblatas, es entregar en sacrificio algo a Dios, así como lo hizo Jesús por nuestros pecados, entregó su vida. Ellas han entregado su vida al servicio de los más pobres, vienen desde muy lejos a servirnos”, continuó el Arzobispo de Barranquilla. A su vez Monseñor Jaramillo entregó en las manos de la Directora de las OCPSP, Rose María Arouna, una exaltación por los 100 años de creación de la congregación religiosa conformada por estas monjas de piel morena, provenientes de Benín, África. 


Las servidoras inspiradas en Santa Teresita del Niño Jesús bailaron y entonaron cánticos característicos de su país, estuvieron acompañadas de muchos feligreses y servidores que vestidos con telas impresas con imágenes africanas y de los fundadores de las OCPSP, llegaron desde Calamar, Bolívar, lugar en donde también tienen comunidad estas religiosas; también, hicieron presencia jóvenes de los colegios Colón y Golda Meir, este último ubicado en el barrio Las Américas, donde se encuentra la casa de las Oblatas en Barranquilla. Así mismo, congregaciones religiosas de otras comunidades, miembros de la Infancia y adolescencia misionera, la banda de guerra de la Policía Nacional se hicieron presentes en la festividad.


La Eucaristía finalizó con una exhortación que el S.S. Francisco hizo llegar a las Oblatas Catequistas Pequeñas Siervas de los Pobres, en la que resaltó que a partir de la fecha y hasta el 19 de marzo de 2015, quienes realicen la peregrinación por 4 parroquias de la ciudad, entre las que se destaca San Nicolás de Tolentino, recibirán indulgencia plenaria.


Posteriormente, en la entrada a la Catedral la banda de guerra de la Policía Nacional rindió honores a la patria y los colegios asistentes elevaron al cielo un centenar de globos rojos en honor a las amorosas monjas morenas en su cumpleaños. Finalmente, en el Salón Galerías de la Plaza de la Paz Juan Pablo II, hubo un compartir fraterno para los asistentes a la celebración.

Para ver la galeria de fotos de la Eucaristía ingrese a nuestra fans page


© 2018 Arquidiócesis de Barranquilla - Todos los Derechos Reservados. Powered by Logo_dx