ARCHIVO DE NOTICIAS Icon_datepicker

Ayuno, un verdadero sacrificio

Viernes, 28 de Marzo, 2014

Ayuno1

Muchos al igual que yo, encontramos en el ayuno significados distorsionados o simplemente vemos un sacrificio difícil de cumplir, si bien nuestros abuelos y padres en esta época de Cuaresma realizan ayuno todos los viernes, sometiéndose a un prolongado tiempo sin consumir  alimentos y bebiendo solamente agua.

A partir de esta práctica, surgen muchos interrogantes: ¿cuál será el verdadero significado de la palabra ayuno?, ¿cómo hacen para soportar tanto?, ¿estaré yo apto para hacer un ayuno?

Al investigar la palabra ayuno, encontré varias connotaciones. Sin embargo, su significado es uno y claro: abstenerse de ingerir alimentos o bebidas. Suena algo totalmente fácil de comprender pero para algunos es toda una tarea tediosa y complicada. ¡Y están en lo cierto!

Científicamente está comprobado que existen restricciones para realizar esta práctica. El ayuno está contraindicado de forma absoluta  para personas  con diabetes, en estos pacientes podría ocasionar un estado  de hipoglucemia y ulceras gástricas.

A quienes presenten estas enfermedades, no se recomienda ayunar: anemia, tuberculosis, trastornos alimenticios (anorexia y bulimia) y algunas otras enfermedades crónicas que generen debilidad o agotamiento extremo. Tampoco es recomendable el ayuno para mujeres en estado de embarazo, lactancia y niños, ya que su alimentación debe ser balanceada.

Existen también  contraindicaciones de forma relativa  para personas que poseen problemas de presión arterial,  ya que estos durante el ayuno, tienden a disminuir los niveles de presión sanguínea al inicio del mismo, y esto puede conllevar a la pérdida del conocimiento. Así mismo, a quienes padecen de  depresión, ya que al inicio del ayuno  pueden sufrir crisis o cambios psíquicos de descarga emocional, como inquietud o agresividad; y en caso de hacer  trabajo físico pesado, un ayuno podría ocasionar debilidad muscular, produciendo cierto cansancio y necesidad de reposar.

Si te  encuentras en alguno de estos tipos de personas que no se les recomienda ayunar, para ti la palabra ayuno es un verdadero sacrificio, hacerlo  puede implicarte dejar de recibir nutrientes, oxígeno , proteínas,  entre otras sustancias indispensables para suplir la déficit que tu organismo posee.

Esto no quiere decir que debes alejarte de este tipo de actividad que la Iglesia programa. ¡No señor, no es así! Hay otros métodos y  soluciones para que goces plenamente del ayuno sin sentirte excluido.  Sabemos que el ayuno es una actividad para orar, para que nos solidaricemos con nuestros hermanos y dejemos a un lado el materialismo, siendo un ejercicio de reflexión y compromiso. Entonces se pueden cumplir  los puntos antes mencionados sin dejar de comer, enfocando el ayuno a otro tipo de sacrificios, como por ejemplo dejar los lujos  y comodidades, ayudando al más necesitado, brindar siempre una sonrisa aunque no sea el mejor de los días, incluso disminuir la ración de comida o cambiarla por una buena ración de frutas y vegetales…  y miles de ideas que se puedan surgir  para que el ejercicio propio de la Cuaresma  no implique una descompensación en el organismo.

Convierte esta Cuaresma en un tiempo para buscar cómo puedes hacer el ayuno de una manera simbólica y  generarte un sacrifico que no ponga en riesgo tu salud.

Para ti, mi amigo que te encuentras en óptimas condiciones físicas y mentales, toma la decisión de ayunar, así te entregarás a Dios en cuerpo y en alma, que sea Él quien supla cada una de tus necesidades, solo Él llenara tus vacíos y tus falencias, es Jesús quien nos invita a generar sacrificios por amor, un sacrifico de corazón por un mundo mejor y veras que ayunar es un acto de obediencia y humildad. Entrégate sin miedo y vívelo en plenitud.

Por: Luis Andrés González Brunal

Estudiante de Medicina, 9 semestre

 


© 2018 Arquidiócesis de Barranquilla - Todos los Derechos Reservados. Powered by Logo_dx