ARCHIVO DE NOTICIAS Icon_datepicker

Un nuevo intercesor en el cielo tiene el Atlántico

Miércoles, 2 de Abril, 2014

Dsc_0127

Último adiós al sacerdote Luis Enrique Tamayo Tamayo

“Que bueno participar con alegría en una despedida de un ser querido, con la convicción de que hizo lo que le correspondía hacer en beneficio de una comunidad”, fueron las palabras iniciales de la homilía con la que el Arzobispo de Barranquilla, monseñor Jairo Jaramillo Monsalve, saludó a los familiares del sacerdote Luis Enrique Tamayo Tamayo, quien falleció el pasado 29 de marzo, a sus 81 años de edad y que servía pastoralmente a la Arquidiócesis de Barranquilla como Canciller.

El prelado Jaramillo Monsalve manifestó a los familiares, sacerdotes y laicos presentes en la Capilla de la Catedral Metropolitana María Reina, durante la Eucaristía de Exequias del sacerdote, tener la certeza y gratitud hacia la figura del sacerdocio santo que desempeñó monseñor Luis Enrique Tamayo Tamayo, quien durante 58 años, dedicó su vida ministerial al servicio de las comunidades que le fueron confiadas, siendo Profeta del Señor, haciendo no su voluntad humana, sino la voluntad de Dios a través de su fragilidad humana.

“El hombre de la identidad sacerdotal, no dudamos que durante el servicio ministerial de monseñor Luis Enrique, lo convirtieron en un hombre emblemático, un hombre ejemplar, de corazón de pastor, consciente de que era el profeta del Señor a partir del amor, moviendo la conciencia de sus hermanos para que fuéramos amantes de la voluntad de Dios”, expresó el Arzobispo de Barranquilla.

Sabanalarga cuenta con un intercesor en el cielo

Por solicitud de la feligresía del municipio de Sabanalarga, Atlántico, las cenizas de monseñor Luis Enrique Tamayo Tamayo, acompañaron otra Eucaristía donde el pueblo daría el último adiós a quien fuera durante 27 años, su párroco, guía espiritual y compañero de luchas por el bien común.

El prelado Jaramillo Monsalve en la Eucaristía en la Capilla de la Catedral, manifestó que “Monseñor Luis Enrique es una bendición de Dios para la Arquidiócesis, sobre todo para Sabanalarga, que afronta un tiempo fuerte de profunda inseguridad y requiere de la intercesión celestial de quien amó profundamente a esa comunidad y a todas las que el Señor confió durante su ministerio sacerdotal”

Hoy la Iglesia con tristeza humana, expresa su gratitud a Dios por el regalo del servicio sacerdotal ejercido por más de cinco décadas del Ilustrísimo Monseñor Luis Enrique Tamayo Tamayo en la Arquidiócesis de Barranquilla, quien siempre fue el hombre de la identidad sacerdotal.


© 2018 Arquidiócesis de Barranquilla - Todos los Derechos Reservados. Powered by Logo_dx