ARCHIVO DE NOTICIAS Icon_datepicker

CASA SACERDOTAL “LUIS CALIXTO LEIVA "El espacio digno de la plenitud ministerial"

Domingo, 6 de Abril, 2014

Casa_sacerdotal

¿Qué es?
La casa sacerdotal 'Luis Calixto Leiva' es una modalidad de servicios de la Arquidiócesis de Barranquilla, que sirve como lugar de residencia para presbíteros que al llegar a una edad prolongada no tienen familiares cercanos, o que por motivos de fuerza mayor no pueden continuar ejerciendo su ministerio, incluso para aquellos que no cuentan con las condiciones para habitar en su parroquia. También funciona como hogar de paso para los clérigos que llegan a la ciudad por asuntos personales o académicos.

Fachada de la casa sacerdotal

 

¿Cómo nació?
Hace 50 años, el hoy Obispo Auxiliar Monseñor Víctor Tamayo Betancourt, y en su momento párroco de Divino Niño Jesús, en su labor pastoral debía asistir al asilo San Antonio y allí veía con frecuencia a un anciano que permanecía muy triste sentado en un taburete al fondo de un pasillo, sin recibir visitas. Él, inquieto por esta situación, averiguó por el hombre y se trataba de un sacerdote de Santa Marta, quien no tenía dinero, ni familia. Fue entonces cuando Monseñor Tamayo sintió el deseo de crear un espacio que reuniera a todos esos sacerdotes sin familia; y con el padre Luis Alberto Martínez Macías, acondicionó una pequeña casa con siete habitaciones, la cual bajo el cuidado de una congregación de hermanas, acogió a los sacerdotes que estaban en estas condiciones en los distintos asilos.


Posteriormente, ambos en diálogo con el Arzobispo en turno, el hoy Cardenal Rubén Salazar Gómez, con la colaboración de Monseñor Reinaldo Iriarte y algunas familias benefactoras, construyeron la casa sacerdotal Luis Calixto Leiva, donde anteriormente funcionaban los locales comerciales conjuntos a la parroquia La Caridad del Cobre, ubicados en la Calle 84 No 42D -144. Finalmente, y como bendición para el departamento, la casa de retiro fue inaugurada el 11 de agosto de 2004.

Placa conmemorativa de inauguración

 

La obra de tres pisos tiene habitaciones dignas y cómodas, cada una lleva el nombre de los primeros obispos que tuvo la capital del departamento.  Así mismo, la edificación tiene un ascensor, una capilla con oratorio donde los sacerdotes celebran la Eucaristía a la que asisten feligreses del sector. También posee una cocina, una acogedora sala de comedor, jardines y espacios para convivir fraternamente, un amplio auditorio para eventos, reuniones o conferencias. 

Las habitaciones tienen los nombres de los Obispos de la Arquidiócesis de Barranquilla

 

 

 

 

 

 

 

¿Quiénes la habitan?

Actualmente, bajo el cuidado de la hermana Yolanda Sotelo, especialista en cuidado y atención del adulto mayor, la casa sacerdotal alberga a 5 sacerdotes, forjadores de nuestra fe: Monseñor Carlos José Ruiseco Viera, el Arzobispo Emérito de Cartagena, de 79 años; Monseñor Luis Villabona Hernández, de 88 años; el padre Luis Alberto Martínez Macías, de 81 años; Luis Losada Guerrero, de 92 años; y Marco Aurelio Lopera Cuartas, de 78 años; hombres de edad avanzada, que reposan dignamente.


Los presbíteros que la habitan aún son útiles para el pueblo de Dios, ellos no están en un asilo de ancianos sin hacer nada. Por mencionar algunos ejemplos, Monseñor Carlos Ruiseco desde ahí dirige y tiene la sede de la Fundación Febiana, la cual ayuda académicamente a los futuros y actuales ministros de la Iglesia. “Para mí es agradable que la gente me busque para orientación espiritual. Aún no estoy acabado. Yo celebro eucaristías aquí en la capilla”, comparte el padre Luis Martínez. También, los presbíteros desde ahí ofrecen el servicio del sacramento de la confesión para los feligreses que lo necesiten y se acerquen al lugar. 

Ofrece espacios cómodos de esparcimiento y lectura

 

¿Cómo se sostiene?
Aunque monetariamente no sea mucho el aporte que hacen quienes viven en la casa, cada uno contribuye según sus posibilidades y del ahorro que tienen en el programa de seguridad social para sacerdotes “Mutuo Auxilio Sacerdotal Colombiano”. La casa sacerdotal recibe donaciones, pero no hay un benefactor constante. Sin embargo, nunca falta la providencia del Señor. A veces alquilan el auditorio.
Este año se celebrará la primera década de este lugar lleno de sabiduría y espiritualidad de hombres que basaron los cimientos de la Arquidiócesis de Barranquilla, y que continúan de otra manera gozando a plenitud su ministerio sacerdotal. 

 

Para realizar aportes o visitas comuníquese al teléfono 3529003.

Lee más sobre nuestra casa sacerdotal en el artículo de Kairós: http://issuu.com/arquidiocesisbaq/docs/kairos_326_pdf


© 2018 Arquidiócesis de Barranquilla - Todos los Derechos Reservados. Powered by Logo_dx