ARCHIVO DE NOTICIAS Icon_datepicker

Reflexiones del Sermón de las #7Palabras

Viernes, 18 de Abril, 2014

Jesuscr1

La red social twitter se convirtió en el espacio oportuno para compartir con la comunidad digital el Sermón de las Siete Palabras, palabras que dichas por Jesús en la Cruz se convierten en mensajes de reflexión que interpelan nuestra realidad social. Compartimos con ustedes el recuento de todas publicaciones de la jornada de reflexión, más de 80 trinos elaborados por twiteros de fe que decidieron unirse a esta acción evangelizadora:

Primera Palabra: "Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen" (Lucas, 23: 34).  Meditó: @ArzobispoBq.

Ten valor para decir ¡Señor, voy a perdonar con toda mi alma a quien me ha ofendido!

Toma la iniciativa de ofrecer el perdón aunque tú seas el ofendido

Si no hay perdón, no hay Semana Mayor

El que perdona encuentra la felicidad y la expresa con un rostro alegre

Si tu enemigo no te quiere perdonar, ora por él, con tu arrepentimiento sincero Dios tendrá compasión

Pidamos perdón por tantos hermanos que no saben lo que hacen y viven presos de la corrupción protagonizando la injusticia social

Perdona Señor a los colombianos, libéranos de nuestra indiferencia social para construir el camino de la paz

El perdón es el camino de la paz y la reconciliación

Es nuestra misión construir un mundo más justo, solidario y fraterno, cuyo fundamento sea el amor de Dios

Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen cuando atentan contra la vida humana

Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen al permanecer aferrados al poder

Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen cuando intentan construir un mundo de espaldas a ti

 

Segunda Palabra: "Yo te aseguro que hoy estarás conmigo en el Paraíso" (Lucas, 23: 43). Meditó: @ErikSojo

Por más grande que sea tu pecado, el hoy de tu salvación inicia con tu arrepentimiento sincero

El buen ladrón comprendió  que su arrepentimiento la daría la salvación eterna ¿tú lo comprendes?

La soberbia te hace estar tan lleno de ti, que empaña tu vida y no te deja ver tu pecado

La salvación es una oferta de Dios, a través de Cristo, que sólo depende en principio de la voluntad humana

No tengas miedo ni preocupación por la grandeza de tu pecado, Dios lo perdonará si abres tu corazón

Reconoce tu culpa, confiesa tu pecado y libérate

Si un ladrón logró arrepentirse en el atardecer de su vida, ¿por qué sigues mortificando tu vida cargando tu pecado?

"Dios, que te creó a ti sin ti, no te salvará sin ti" San Agustín

Si sabes cuál es tu vicio, no pretendas enfrentarlo, húyele para no pecar. Refúgiate en Cristo

Sólo quien se hace pequeño al reconocer su pecado, engrandece su vida con Dios

La humildad nos reconoce pecadores, la soberbia nos hace creer infalibles

 

Tercera Palabra: "Madre, he ahí tu hijo ... hijo, he ahí tu madre (Juan, 19: 26-27).

El Redentor abre los labios para entregar a su Madre a los brazos del discípulo que más ama.

La entrega de María es el testamento de Jesús que en la Cruz la da por Madre a la Iglesia Universal.

Todos los cristianos estamos en el corazón de María, quien desde ese momento nos acoge y vela por nosotros.

El discípulo la acogió en su casa. ¿Recibimos a María como madre de Jesús y madre nuestra?

Cuantas son las criaturas que tiene Cristo por Rey, otras tantas son las debería tener María por Reina.

Las palabras de Jesús son un mensaje a la familia. Ha buscado una nueva familia para su madre.

Jesús hoy nos entrega su amor en nuestros padres, la respuesta a la sangre derramada en la cruz debe ser respeto a ellos.

Que los padres también descubran en las palabras de Jesús la invitación a amar sus hijos y guiarlos.

Jesús da un sí a la vida: “Mujer he ahí a tu hijo…” dice a todas las madre embarazadas llamándolas a la esperanza y a la vida.

Señor Jesús que descubramos en María a nuestra madre celestial y en ella un camino para acércanos a ti.

Mira Jesús nuestras familias y mantenlas unidas con la fuerza de tu amor que se entrega por nosotros en la cruz.

 

Cuarta Palabra: "Dios mío, Dios mío, por qué me has abandonado" (Mateo, 27: 46 y Marcos, 15: 34). Meditó: @YuliyJosh

Dios mío, Dios mío, ¿Por qué me has abandonado? ¿Cuántas veces nos hemos sentido distantes de Dios?

¿Reconocemos la presencia de nuestro Dios en los momentos de Dolor?

Aunque a veces no te reconocemos Dios, sabemos que siempre estas a nuestro lado.

¡Solo Dios basta! Déjate encontrar por el Rostro Amoroso del Padre... Abre tu corazón.

Dios no abandona. Nunca tendrás una Cruz más grande de la que puedas cargar.

Recuerda que al momento de la prueba, el Maestro siempre hace silencio. ¿Estás listo para vencer?

Bajo cualquier situación de tu Vida, permítele a Dios reinar en ti.

El silencio no es igual a la Soledad. Dios habla directo al Corazón.

¿Esperas en Dios? ¿Confías en Él? Su Misericordia llena la tierra y su Amor Es Eterno.

Permítenos Señor verte en la oscuridad, oír tu voz y no alejarnos de ti jamás.

Padre de Misericordia y bondad, unimos nuestros Corazones al tuyo; del pecado nos has librado.

 

Quinta Palabra: "Tengo sed" - (Juan, 19: 28). Meditó el Community Manager

Jesús abre los labios por primera vez para pedir algo para sí. EL martirio comienza a desgastar sus fuerzas.

Son las palabras de Jesús necesitando agua el signo de que aún en la sufriente escena de la cruz estamos en su corazón.

Jesús tiene sed de nuestro amor y nuestra conversión, la misma sed con la que clamó a la Samaritana: Dame de beber.

Quien pasó en la vida haciendo el bien hoy nos clama a nosotros, mirándonos desde la cruz nos pide que calmemos su sed.

Jesús tiene sed de la paz de nuestro país. Hambre y sed de justicia por los más pobres y necesitados.

Jesús tiene sed de la paz al interior de los hogares. Deseos de ver familias unidas fraternas y solidarias entre sí.

¿Estamos dispuestos a calmar la sed de Jesús? ¿Responderemos al clamor de quien lo ha dado todo por nosotros?

¿Qué agua hay en nuestras vidas que podrían calmar la sed de Jesús? O ¿Solamente tenemos vinagre y hiel que agudiza su pena?

¡Qué hermoso encuentro de amor, Él en la cruz nosotros a sus pies!  Jesús tiene sed de nuestro corazón y nosotros tenemos sed de su amor.

“Dos sedientos Jesús mío, Tú de almas y yo de saciar tu sed, ¿Qué nos detiene pues?” Santa Laura Montoya.

Señor Jesús a los pies de tu cruz hemos venido a abrazarte y calmar la sed que tienes de nosotros, nuestro amor y nuestra respuesta de fe.

 

Sexta Palabra: "Todo se ha cumplido" - (Juan, 19: 30). Meditó: @LilyCruzBq

 En esa hora triste, solo yergue inmutable y vencedora su cruz… Jesús, tu obra está terminada, y será eterna.

 “Todo está cumplido”. Ahí tenéis la más grande institución de Jesucristo en la tierra: la Santa Iglesia.

 Una frase corta, pero la más significativa para nosotros. Es "nuestra palabra" que recibimos como prenda de seguridad y de esperanza de labios del Señor.

Levantemos los ojos y mirémosle; un semblante de paz se refleja en su rostro cubierto de sangre; desde ahí nos deja su amor y el deber de perpetuar su obra.

Desde la cruz alza Jesús su oración, y con su sangre divina firma el perdón de nuestros pecados. Cómo no retribuirle con amor el milagro de la redención?

Vino Jesús al mundo; enseñó, predicó, y subió al Gólgota con la tranquilidad de la misión cumplida: enseñarnos el amor y redimirnos del pecado.

En la Cruz, Jesús pagó por nuestros pecados al Eterno Dios. De este modo, quedaban aunados la justicia y el amor.

 Al ver a Cristo padecer por nuestros pecados, no solamente tendremos que decir que estamos arrepentidos, sino que estamos agradecidos.

Jesús había dicho ya una palabra para sus verdugos, para el ladrón arrepentido, para su madre. Ahora nos habla a nosotros para afirmar nuestra fe.

Oremos para que Dios nos de a cada uno, un arrepentimiento y fe sincera para recibir y agradecer de un modo debido la obra de Cristo.

Gracias te doy Jesús por haber sufrido por mis pecados. Gracias por permitirme nacer de nuevo en Dios, que es la verdad y la vida.

 

Séptima Palabra: "Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu" (Lucas, 23: 46). Meditó: @Padrecharly

"Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu". La partida. La certeza de la misión cumplida... ¿Estás cumpliendo tu misión?

"En tus manos encomiendo mi espíritu... Cuando el amor divino se ha donado, sin pedir nada a cambio"

"En tus manos encomiendo mi espíritu... Abandonarse en las manos del Padre, por más adversa que sea tu situación"

"En tus manos encomiendo mi espíritu... Dios no te pide todo... Te quiere sólo a ti... Confíate en sus brazos"

"En tus manos encomiendo mi espíritu... El que se humilla será enaltecido... La exaltación a través de la humillación"

"En tus manos encomiendo mi espíritu... Sólo es posible ganar cuando estamos dispuestos a perder... Morir para vivir"

"En tus manos encomiendo mi espíritu... No fue su misión. Era la misión de su padre y por su obediencia fue exaltado"

"En tus manos encomiendo mi espíritu... Todos tenemos una misión por cumplir, por más dolorosa que sea ¿huirás de ella?

"En tus manos encomiendo mi espíritu... En tus manos, Señor. Siempre en tus manos... mi vida está en tus manos.

"En tus manos encomiendo mi espíritu... Que yo, Señor, sea también capaz de asumir con generosidad mi misión en la vida.


© 2018 Arquidiócesis de Barranquilla - Todos los Derechos Reservados. Powered by Logo_dx